¿Quién disparó al Vodevil? Mamá, después de salir en la tele quiero firmar libros.

| 0 Libreristicosespialidosos

¡Damas y caballeros! Les doy mi más sincera bienvenida a un nuevo espectáculo en el que les vamos a deleitar con números en los que podrán disfrutar de la opinión personal de una servidora, Maestra de Ceremonias, respecto a diferentes temas relacionados con el maravilloso mundo del entretenimiento.

Les ruego que disfruten del espectáculo y, a su vez, les animo a que intervengan si así lo desean y su valioso tiempo lo permite. Antes de pasar al primer número, quisiera advertirles de que, como buen show de variedades, lo que importa es la diversión y el regocijo del público, con lo que si alguno de ustedes no posee buen sentido del humor o no sabe disfrutar del sarcasmo, puede abandonar el palco en cualquier momento. ¡Les doy las gracias de primera mano por su comprensión y tolerancia!

¡Y ahora sí, damas y caballeros, un fuerte aplauso para el primer número de esta primera temporada!







Seriología: McGuffins

| 0 Libreristicosespialidosos

Todos conocemos la famosísima escena de la película Psicosis de Alfred Hitchcock en la que Marion Crane se daba una ducha en su habitación del motel Bates, alguien abre de repente la cortinilla del baño y es brutalmente apuñalada. La película, basada en la novela homónima de Robert Bloch, se ha convertido en un clásico del cine de terror y suspense y la crítica la considera una obra de arte y, posiblemente, la mejor película de Hitchcock. Cada escena de la película se ha convertido en un referente cinematográfico y, en concreto, la escena de la ducha ha sido una de las más parodiadas, homenajeadas, copiadas... por casi todo el mundo incluso a día de hoy.

Pero dejadme haceros una pregunta: ¿Recordáis qué es lo que llevó a Marion Crane al motel Bates?






Reseña literaria: Tienes Talento de Christian Gálvez

| 0 Libreristicosespialidosos












Antes de comenzar esta reseña, me gustaría aclarar una cosa: Estoy completamente en contra de los libros de autoayuda. Lo siento, pero es un género cuya existencia ha sido sacrificada de mi plano existencial.

Vale, dicho esto, muchos de vosotros tal vez estéis enarcando la ceja cual Carlos Sobera cuando le preguntan quién ganará el Mundial de este año al ver el libro que he decidido reseñar. ¿Por qué esta tía dice una cosa en el primer párrafo de esta verborrea y va a hacer la contraria?

Pues porque no considero esta lectura un libro de autoayuda. Vale que lo pone en la contraportada, pero yo no lo veo así. Hay una diferencia clara, evidente y palpable entre un libro que se cree que tiene todas las respuestas sobre la condición humana y otro que quiere contar una historia de un chaval que vio oportunidades, las aprovechó, arriesgó y terminó llegando donde ni el mismo creía que fuera posible.

Habéis leído miles de reseñas. Ahora toca la mía.